Beatriz closes the loop

>> Versión en español

After some weeks, we started to build up a synergy, designing the project texts, falling in love by degrees with the aesthetic while. With every step we give, we start feeling each other’s proximity, and this motivates us even more.

Once the audio is completely finished and the pictures have been determined, Beatriz proceeds to close the creative game: Joselu is the “instrumentalist” of sounds, as well as the photographer who captures the still lifes of the workshop. On the other hand, Ángel´s task consist not only in capturing such sounds, but also in moulding and composing them in time. These sounds are the workshop’s hallmark. But to the listener, sounds draws with them the feeling of the space in which they had been resting previously. Tallereando tries to expose these sounds’ aura: their natural habitat. Also, these sounds are presented in a new exhibition space, which spontaneously synthesizes a new idea of space each time.

Beatriz is the central piece, the keystone: she creates an expressive state in this in-between. She uses the pictures to extract their textures and place them on her own 3D imaginary geometries created with Jitter/OpenGL. These abstractions -she uses to call them “animals” – have their own becoming in time: they move away, grow and rotate; they often present impossible, complex perspectives, change color, tremble, fly, evaporate…. these dynamic capacity of expressing themselves in time evidently relates to a timeline. Space, sound and time unites to provide the installation with a certain floating unreality. The most interesting thing is that this visual reverie come from prosaic elements such as work tools in a workshop.

Static pictures versus the dynamism of video images; real sound space versus restored sound space; images of the sound source, versus the sound source itself… at least three well differentiated axis cross the poetics of Tallereando, in a joint gesture which is at the same time physical and aesthetic, and in which expression means extends generously, in an attitude of giving (themselves) to the others.

Beatriz cierra el círculo

>> English version

Empezamos a encontrar la sinergia después de unas cuantas semanas, diseñando los textos del proyecto, enamorándonos poco a poco del sumatorio estético. Vamos sintiendo la proximidad de los otros a cada pequeño paso que vamos dando, esto nos motiva aún mucho más.

Una vez que el audio está completamente acabado y las fotos fijadas, Beatriz entra a cerrar el juego creativo: Joselu es el “instrumentista” de los sonidos, pero también el fotógrafo que atrapa las naturalezas muertas del taller. Por otro lado, la labor de Ángel fue la de capturar tales sonidos, pero también la de darlos forma conforme a un tiempo, componerlos. Los sonidos son las señas de identidad del taller. Pero también los sonidos arrastran consigo, para la persona que los escucha, la sensación de espacio donde anteriormente descansaban. Tallereando trata de exponer ciertos sonidos, pero también de exponer su aura: su hábitat natural. Asimismo, estos sonidos se presentan cada vez en un nuevo espacio expositivo, con lo que en cada vez se sintetiza espontáneamente una nueva idea de espacio.

Beatriz es justo la pieza central, es la clave: crea un status expresivo intermedio. Y además tal estado es alcanzado por medios absolutamente familiares para ella. Beatriz se sirve de las fotografías para extraer sus texturas, y a continuación crear sus propias abstracciones tridimensionales, las cuales procesa en OpenGL. Estas abstracciones -ella las denomina en ocasiones “animales”- tienen su propio devenir en el tiempo: se mueven, se alejan, rotan; a menudo presentan perspectivas imposibles, complejas, cambian de color, tiemblan, vuelan, se evaporan… Esta capacidad dinámica de expresarse en el tiempo conecta a su vez con los sonidos compuestos, los cuales también se proyectan en una línea del tiempo, como es natural. Espacio, sonido y tiempo se conjugan para dotar a la instalación de cierta irrealidad flotante. Lo curioso es que tal ensoñación plástica provenga de elementos tan prosaicos y comunes como los utensilios de un taller.

Imagen estática frente al dinamismo del vídeo; espacio sonoro real y espacio sonoro restituido; imagen de la fuente sonora y la fuente sonora misma… al menos tres ejes bien diferenciados cortan transversalmente la poética de Tallereando en un gesto unitario tanto físico como estético, en donde los medios de expresión se extienden generosamente en una actitud de dar(se) a los otros.